Image

 


Historia del periódico de la Villa

Ejemplar del Eco de BouzasLa historia de El Eco de Bouzas se encuentra íntimamente ligada a la biografía de su fundador, el maestro nacional de escuela D. José Pérez Fernández. Este profesor, natural de San Clodio (Ortigueira), se afincó en Bouzas en el año 1896, donde compaginó su profesión de maestro con sus inquietudes periodísticas y literarias para dar nacimiento al primer y único periódico que se ha editado en toda la historia de Bouzas.

El Eco de Bouzas era un periódico de intereses locales, moderado y de ideología católica. Se imprimía en formato díptico de 38×26 centímetros, siendo el precio del ejemplar a 10 céntimos y la suscripción trimestral a 60. Comenzó a publicarse el 12 de octubre de 1902 y se editaba quincenalmente en la imprenta de D. Ramón S. Fernández, situada en el nº 2 de la viguesa Plaza de la Constitución. Aunque en apariencia tuvo una corta vida de apenas un año de duración, con 19 números publicados, hay que decir que para la época que le tocó vivir, fue bastante más longevo que muchos otros periódicos y publicaciones del momento. Se conservan en la actualidad 10 números de esta colección.

D. José Pérez Fernández fue su fundador, director y solamente él formaba parte de la redacción de este periódico, de cuyo nacimiento dio noticia el semanario regionalista “Revista Gallega”, en su número 400 de 16 de noviembre de 1902. El Eco de Bouzas también aparece reseñado en otras publicaciones, como el Diccionario Bio-Bibliográfico de escritores de Antonio Couceiro Freijomil (ed. Bibliófilos Gallegos, Santiago de Compostela, 1954) y el libro “Periodistas impulsores del viguismo”, del escritor y periodista Gerardo González Martín (Instituto de estudios vigueses, 1996).

Se subtitulaba “Defensor de los intereses morales y materiales de la Villa” y se ocupaba de las sesiones municipales boucenses, de las noticias de interés local que afectaban al ayuntamiento de Bouzas y a sus parroquias y de los problemas generales de la Villa, entre ellos, el estado de las infraestructuras en general, así como la marcha de la naciente flota pesquera y las gestiones encaminadas a la consecución para Bouzas de un muelle y de una plaza para la comercialización de pescado. La edición del periódico se completaba con una sección cultural de variedades, en la que solían aparecer composiciones literarias en gallego, y un último apartado dedicado a publicidad.

De la lectura de los ejemplares que se conservan pueden rescatarse noticias tan interesantes y curiosas como el nombramiento del Dr. José Casás como médico en propiedad para el Ayuntamiento de Bouzas en el año 1902, la llegada del alumbrado por gas procedente de Vigo, la situación de la fuente pública y el abandono de calles como Santa Ana, Cruceiro Vello, Pazo, etc. En definitiva, toda una crónica de un periodo tan crucial para la Villa como fueron los primeros años del S.XX y su eminente agregación al ayuntamiento de Vigo en el año 1904.

Reseña biográfica de D. José Pérez Fernández

D. José Pérez Fernández

Image

La biografía de D. José Pérez Fernández se inicia en San Clodio (Ortigueira), donde nace el 15 de febrero de 1866. Hijo de Antonio y Andrea, ambos naturales de San Julián de Yermo, fueron sus abuelos paternos Baltasar Pérez y Ramona López, y los maternos Andrés Fernández y Rita de Couce.

Se casó en Bouzas el 25 de abril de 1898 con doña María González Vázquez, con la que tuvo cuatro hijos (María, Jesús, Pepita y Carmen), y falleció en la villa últimamente citada el 19 de enero de 1914.

Estudió la carrera de Magisterio en Compostela y fue nombrado maestro de la escuela de niños de Capela, ayuntamiento del mismo nombre y provincia de La Coruña, el 4 de marzo de 1887, cesando el 18 del mismo mes de 1891 y pasando a la escuela de niños de Mugardos (Coruña), para la que fue designado el 8 de marzo de 1891 y que dejó vacante el 21 de noviembre del mismo año. El 8 de febrero de 1892 pasó como profesor a la escuela elemental de niños del ayuntamiento de Castro (en la actualidad concello de Miño, provincia de A Coruña), donde tomó posesión el 17 de diciembre del citado año con el sueldo anual 625 pesetas. El 3 de junio de 1896 fue nombrado por oposición “Maestro en propiedad” de la escuela elemental de niños de Bouzas (Pontevedra), ya con la dotación anual de 825 pesetas más emolumentos. En la villa boucense ejerció primeramente en la vieja escuela del atrio, radicada en el mismo solar en que fue levantada en 1946 la actual Casa Rectoral (local que albergó también una de las primeras Casas Consistoriales que tuvo Bouzas y del que J. M. Mera nos habla en una de sus colaboraciones en el libro de las fiestas de 1972, donde nos recuerda el carácter “rígido, pero al mismo tiempo indulgente,” de su antiguo profesor, que lo que menos toleraba era “la no asistencia a clase”, debido al escaso tiempo de escolarización que disponían los niños al tener que colaborar desde muy jóvenes en el mantenimiento de sus casas).

El 12 de octubre de 1902 funda y dirige el bisemanario El Eco de Bouzas.

En 1903 estrena el colegio de enseñanza gratuita para niños en la calle Casiano Martínez, donado por don Tomás Antonio Alonso y dotado de un aula más amplia que la escuela vieja y de los servicios de los que ésta carecía.

D. José Pérez con sus alumnos en la Iglesia de Bouzas

Image

D. José Pérez hizo una gran labor entre los padres de sus alumnos boucenses, evitando muchas veces que éstos se enfrentasen con los trabajos de mar a los 12 años, lo que les impedía completar su educación escolar, y se conserva una fotografía de aquella época en la que el profesor aparece rodeado de sus 96 alumnos.

Cuando ya había desaparecido el “El Eco de Bouzas”, probablemente por falta de calor popular, el que fuera su director publicaba en “Faro de Vigo” el 17 de marzo de 1904 una “súplica a los Excmos. Sres. Ministros de Marina y Agricultura”, con motivo del arribo a Vigo del joven Monarca Alfonso XIII para entrevistarse con el Kaiser de Alemania Guillermo II. Dicha comunicación se refería a los perjuicios que ocasionaban en los palangres de los pesqueros nativos los aparejos de arrastre de los “trawlers” extranjeros que pescaban en nuestras costas.

La instancia, en forma doliente, hacía ver la miseria de las clases pescadoras de Bouzas de seguir el uso de los artes de los bous foráneos: “un mal que hoy deja sentirse con fuerza avasalladora y que mañana ha de sumirnos en el hambre y la miseria”.

“Los modernos y funestos procedimientos empleados por pescadores extranjeros conseguirán, en tiempo no muy lejano, destruir y aniquilar nuestra riqueza ictiológica.(…) La pesca con el aparejo denominado bou mata la cría y destruye los criaderos, que en las costas de algunas naciones donde se vino usando hasta ahora, desapareció por completo la merluza.”

“Los extranjeros continuarán su obra de robos y atropellos, porque sus vapores son más ágiles y más fuertes, y tienen derecho a pescar, según la vigente legislación, en los mismos sitios que nuestros marineros acostumbran a hacerlo, teniendo éstos que regresar cuando tal acontece, al puerto de salida, sin poder largar sus palangres”.

Ya don José Pérez había elevado un recurso parecido anteriormente a la Liga Marítima, que entonces tenía un cometido igual que la hoy Dirección general de Pesca: “La pesca con el aparejo denominado bou debe ser terminantemente prohibida. Las aguas jurisdiccionales en toda nación deben ser de 20 millas”.

D. José Pérez Fernández fue todo un compendio de cualidades humanas y prestó su calidad intelectual como fuente asesora a los armadores pesqueros de aquel Bouzas semianalfabeto de comienzos de siglo, y fue inspirado poeta que nos legó hermosos versos escritos en lengua vernácula.

Sus domicilios en la villa radicaron primeramente en la hoy calle de Pereira de Limia, 9, y posteriormente en la plaza de Urzaiz, 2, donde había de fallecer a los 48 años no cumplidos.